• Suscribase Evangelio Cotidiano

     

     

Top Panel

Mi Portal Catolico

Domingo, 11 23rd

Last updateMié, 19 Nov 2014 6pm

FacebookTwitterDiggDeliciousGoogle BookmarksTechnoratiLinkedinRSS Feed

Artículos

Queda limpio

Confesion Papa Francisco

Me podrías curar a distancia, pero no: esperas siempre a que me acerque -como el leproso- y te pida con fe: «Si quieres, puedes limpiarme.»Este es el encuentro que se realiza en cada Confesión. Y el sacerdote -que es Cristo, porque Tú actúas a través de él- dice: «Queda limpio»;

 

 

12 Semana del Tiempo Ordinario (Mateo 8, 1-4)

«Cuando bajó del monte le seguía una gran multitud. En esto, se le acercó un leproso, se postró ante él y dijo: Señor si quieres, puedes limpiarme. Y extendiendo Jesús la mano, le tocó diciendo: Quiero, queda limpio. Y al instante quedó limpio de la lepra. Entonces le dijo Jesús: Mira, no lo digas a nadie, sino anda, preséntate al sacerdote y lleva la ofrenda prescrita por Moisés, para que les sirva de testimonio.» (Mateo 8, 1-4)

Esta meditación está tomada de: "Una cita con Dios" de Pablo Cardona. Ediciones Universidad de Navarra. S. A. Pamplona

1º. Jesús, el leproso del Evangelio de hoy me da una gran lección.

Los leprosos debían permanecer fuera de las poblaciones, en lugares alejados de la gente sana, de sus familiares y amigos.

Este hombre quiere cambiar, y sabe que vas a pasar cerca.

Cuando te ve, se aproxima a Ti y se postra en señal de adoración, pidiéndote con fe que le cures de su enfermedad: «Señor si quieres, puedes limpiarme.»

¡Cuántas veces, Jesús, he de imitar a este leproso!

Estoy alejado -por mis pecados- de tu gracia, de la comunión con los demás.

Me veo enfermo, pero me cuesta cambiar.

¡Ya lo he intentado tantas veces!

Sin embargo, hoy vuelves a pasar cerca. Me podrías curar a distancia, pero no: esperas siempre a que me acerque -como el leproso- y te pida con fe: «Si quieres, puedes limpiarme.»

Este es el encuentro que se realiza en cada Confesión. Y el sacerdote -que es Cristo, porque Tú actúas a través de él- dice: «Queda limpio»; Yo te perdono en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Jesús, que no me dé vergüenza confesar mis pecados, como no le dio vergüenza al leproso salir de su escondite y reconocerse enfermo.

Que no me desespere, que no me conforme con mis errores, con mis debilidades, encerrándome en un mundo lleno de podredumbre, alejado de Ti, de las personas sanas, de la luz del sol.

Que salga de mi gruta, y que me acerque con seguridad al sacramento del Perdón y de la Misericordia, para recibir de nuevo la gracia, la vida de hijo de Dios.

2º. «Mira tu conducta con detenimiento. Verás que estás lleno de errores, que te hacen daño a ti y quizá también a los que te rodean.

Recuerda, hijo, que no son menos importantes los microbios que las fieras. Y tú cultivas esos errores, esas equivocaciones -como se cultivan los microbios en el laboratorio-, con tu falta de humildad, con tu falta de oración, con tu falta de cumplimiento del deber con tu falta de propio conocimiento... Y después esos focos infectan el ambiente.

-Necesitas un buen examen de conciencia diario, que te lleve a propósitos concretos de mejora, porque sientas verdadero dolor de tus faltas, de tus omisiones y pecados» (Forja.-481).

Jesús, no sólo deseas que me acerque a la confesión cuando he perdido la gracia por el pecado mortal.

La confesión, además de limpiar los pecados, me proporciona la gracia necesaria para luchar contra lo que me he confesado, aunque sean pequeñas faltas de amor.

En concreto, es precisamente ahí donde Tú esperas mi lucha: en mi falta de humildad, en mi falta de oración, en mi falta de cumplimiento del deber...

Pero a veces, ni me entero de tantas pequeñas faltas y omisiones que poco a poco van enfriando mi vida interior.

Por eso, Jesús, he de hacer un buen examen de conciencia diario, en el que pueda repasar mis propósitos de mejora y hacer otros nuevos para el día siguiente.

Y, sobre todo, el examen de conciencia me ha de llevar a pedirte perdón, con verdadero dolor por no haber sabido estar a la altura de lo que me pedías.

De este modo, cada semana tendré un montón de pequeñas cosas de las que me puedo confesar, y recibir la gracia del sacramento para vivir mejor esos detalles.

Luchando así, día a día, buscando agradarte y apoyándome en los sacramentos, mi vida interior se hará fuerte será capaz de rechazar todo tipo de microbios y de fieras.

{fcomment}
Está aquí: Home